¿Qué es Meditación?

No puedes agarrar la meditación. Tienes que permitir que suceda para que pueda agarrarse a ti.

Meditación no es algo que tengas que hacer. Meditación es algo por lo que tienes que esperar.

Es algo que viene y viene por sí solo. Es como una brisa, no es que puedas traerla, que puedas manejarla o darle órdenes. No puedes darle órdenes a Dios.
Así que Meditación, Sattori, Samadhi, Iluminación, Dios, no puedes darle órdenes. La misma idea es… tonta. No puedes hacerlo. Puedes recibir, ciertamente puedes recibir. Puedes invitar, puedes esperar, con paciencia. Así que cuando te sientas feliz, cuando sientas dicha, cuando te sientas en armonía dentro de ti, simplemente siéntate silencioso, espéralo. Nada más necesita hacerse.

La Meditación no es una acción. Espera alerta y pronto verás los susurros, los pasos silenciosos de algo que se acerca a ti. Pronto verás que algo entra en tu corazón, en tu Ser. No puedes verlo pero está ahí. Puedes sentirlo.

Es como una fragancia que te llena, llena tus fosas nasales. Es como la luz. Mantén la ventana abierta.

Esto es todo lo que necesitas hacer. Mantén la ventana abierta, y así cuando la luz surge, no hay nubes y el sol está alto, esa luz puede entrar en ti. Mantén tu Ser alerta y llega, llega con seguridad. Inmediatamente comienza a fluir dentro de ti.

Es una bendición. No puedes tirar de ello, no puedes manipularlo. Una meditación manipulada no es de ningún beneficio. Aquí, cuando hacemos meditaciones activas, Kundalini, Nadabrahma. Éstas no son realmente meditación.

Simplemente te estás afinando. Es como los músicos clásicos indios, que tocan durante media hora y a veces incluso más, simplemente afinando sus instrumentos. Mueven las llaves, tensan las cuerdas que están flojas y el que toca la percusión comprueba su tambor para ver si está perfecto o no. Durante media hora siguen haciendo esto. Esto no es música, es sólo preparación.
Kundalini no es realmente meditación. Estás preparando tu instrumento. Cuando estás listo te quedas en silencio, entonces comienza la meditación. Entonces estás finalmente ahí.

Te has despertado a ti mismo saltando, bailando, respirando, gritando. Son herramientas para hacerte un poco más alerta de lo que estás ordinariamente.

Una vez que estás alerta, entonces la espera. Esperar es meditación. Esperar con total consciencia y entonces llega, desciende sobre ti, te rodea, juega a tu alrededor, baila a tu alrededor, danza en ti, te limpia, te purifica, te transforma.